Una escapada relajante en coche por la Costa Brava

+

Llegan los meses de invierno y son muchos los que sienten que la diversión ha terminado. Los meses de verano quedan lejos e intentamos borrar la palabra vacaciones de nuestra cabeza.

Sin embargo, lo mejor de estos primeros meses del curso lectivo es que hay varios puentes que pueden servir para hacer un viajecillo o una escapada relax con nuestra pareja o amigos. En este post te proponemos un breve recorrido en coche por la Costa Brava catalana, una tierra perfectamente disfrutable en los meses de frío.

Puntos clave de tu escapada

Te recomendamos llegarte hasta l’Escala. Desde Barcelona, en coche tendrás unas dos horas de trayecto hasta esta bella localidad. Es una de las ciudades marítimas más importantes de Cataluña, conocida especialmente por su producción de anchoas.

Puesto que la playa no es una opción, te invitamos a pasear por las calles de esta ciudad de gran tradición pesquera y ponerte las botas en algún restaurante, ya que el pescado y el marisco de esta tierra son de gran calidad.
lescala
Desde la Escala no tienes demasiada distancia hasta Castelló d’Empúries. Durante la Edad Media fue una localidad de gran importancia, y construcciones como la iglesia gótica de Santa María o el Portal de la Gallarda son visitas muy recomendables.

La ciudad está llena de conventos y casas señoriales, con un aspecto más parecido al de diversas localidades de Castilla y León o el norte de España. Estaréis también a tiro de piedra de las ruinas griegas de Empúries, uno de los conjuntos arqueológicos más importantes de España. Es un buen sitio para alojarte y que te servirá como eje para el resto de tus visitas.

Una vez vista Empúries, es el momento de adentraros en el Cabo de Creus, empezando por Roses. Ves con cuidado con el coche en esta zona, especialmente en días lluviosos. Las curvas dominan en la carretera y debes tomártelo con tranquilidad. Roses es sin duda un símbolo de la Costa Brava.

La que fuera un colonia griega es una de las ciudades más bonitas de la región catalana, con una oferta de deportes acuáticos muy amplia y rodeada de un entorno magnífico. El Cabo de Creus es uno de los emblemas naturales y paisajísticos de Cataluña, y el simple de hecho de pasear por sus calles llenas de historia te deleitará.

Por último, coge tu vehículo y conduce hasta Cadaqués. Es para muchos el pueblo más bonito de Cataluña. Sus casas blancas al lado del mar son toda una invitación a pasear y disfrutar de un contexto incomparable. Está ya en una zona parte muy escarpada del Cabo de Creus, por lo que toparás con muchos acantilados y formaciones rocosas sorprendentes.
cadaques
Como puedes ver, esta es una ruta muy sencilla que puedes hacer perfectamente en tres o cuatro días, dedicándole un máximo de un día a cada uno de los puntos que te hemos descrito. Entre l’Escala y Cadaqués solo hay 44 km, alrededor de una hora de coche teniendo en cuenta que a medida que te adentres en el Cabo de Creus la carretera serpenteará bastante. ¡Disfrútalo!